los cineastas

El tiempo, a menudo, es cruel con los cineastas. Son pocas las trayectorias marcadas por la continuidad o la regularidad en una tarea profesional donde los altibajos resultan tan frecuentes como incontrolables por parte de quienes los padecen. Al igual que los intérpretes1, los directores pueden estar en la cresta de la ola durante un período y comprobar, algunos años después, lo efímero de su éxito o su reconocimiento crítico. El teléfono también deja de sonar para ellos y su nombre sólo es motivo de recuerdos, retrospectivas y estudios académicos. Ese silencio, ese quedarse al margen en contra de la propia voluntad, resulta más o menos cruel según las circunstancias y el talante del individuo. Algunos se adaptan, otros se rebelan, unos pocos aprovechan la ocasión para reflexionar con sentido crítico acerca de lo realizado, muchos se sienten perseguidos por los más variados enemigos, confabulados para negarles lo que les corresponde... Las reacciones son múltiples, también las consecuencias derivadas de las mismas. Frustración, desesperanza, escepticismo, paranoia... forman parte de las experiencias de quienes se enfrentan a este difícil reto. Superarlo o llevarlo con dignidad distingue a unos pocos, capaces incluso de enriquecerse gracias a un trance casi siempre amargo.Antonio Ríos Carratalá, 2007)

jueves, 21 de agosto de 2014

Antonio Eceiza


Antonio Eceiza
Antonio Eceiza, también conocido con las grafías en euskera Antxon Ezeiza1 o Antxon Eceiza2 (San Sebastián, Guipúzcoa, España, 14 de septiembre de 1935 – San Sebastián, 15 de noviembre de 2013 ) fue un director de cine y guionista español, que dirigió once películas entre 1960 y 1995,.durante el tiempo en que estuvo exiliado en Mexico, a mediados de los años setenta del siglo pasado, llegó a realizar dos películas para la empresa Conacite Uno, a saber Mina, viento de libertad en 1976 y El complot mongol en 1977.Antonio Eceiza histórico del cine vasco Dedicó buena parte de su carrera a defender la necesidad de una cinematografía nacional vasca.Sus primeros largometrajes, producidos por Querejeta, se enmarcaron en aquello que se dio en llamar Nuevo Cine Español: El próximo otoño (1963), De cuerpo presente (1965), Último encuentro (1966) y Las secretas intenciones (1969). Según la biografía de la página web de la Filmoteca, aquella etapa concluyó cuando el cineasta se vio “en una encrucijada difícil de superar: ser miembro de la intelectualidad española por un lado y vasco obsesionado con la situación de Euskadi por otro”.
Para acceder a la Película  pulsar sobre el Titulo
1960


1970



1980



1990





Gracias por visitar Nuestros  blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada